Lo que nosotros decimos -y hacemos- y otros no

​En The Londoners English School prevenimos a nuestros consultantes, lectores por primera vez de tal introducción en el esquema de trabajo que nuestro centro aplica, que el presente ideario que sostiene nuestro “modus operandi” en las aulas, les será repetido por aquellos que intentan imitarnos –que son y han sido muchos- quienes indolentes, adolecen de la creatividad para fomentar la interacción en las aulas, del conocimiento en el diseño de la didáctica que enriquece las experiencias de los educandos y de la incapacidad de presentar a dichos educandos con “éxito” a las pruebas para las que se preparan; y cuando hablamos de “éxito” no nos referimos al éxito derivado de la superación del examen y consecución del certificado -que salta a la vista que cualquier centro de idiomas puede gestionar- sino al éxito en el abultado grado de satisfacción reforzado por las prácticas imperantemente lúdicas en las aulas, determinando los futuros curricula afectivo-personales de los alumnos/as.
The Londoners English School autobus en londres
Por lo tanto, deseamos que nuestros lectores y potenciales clientes tengan en cuenta la información que se les proporciona en algunos centros de idiomas, los cuales enarbolan pabellones de cierto glamour “trendy”, relegando a planos secundarios la primordial tarea –según nuestro propio ideario y criterio- de la satisfacción en el aprendizaje: el disfrute de la lúdica experiencia, aplicada a su desarrollo emocional.
Feliz recreo, diversión y pasatiempo activo…en suma:
¡Feliz Aprendizaje!